CONTACTO

(…) Cuando te hablo de deseo, no te estoy hablando del deseo obsesivo de colmar tu insuficiencia, tu insaciable necesidad de sentirte amada.No.

Te hablo del verdadero deseo, el deseo que nace de la más profunda curiosidad por vivir.

El deseo que mueve a la vida en ti. Ese que impide que te la quites, aunque te sientas perdida. El deseo que no necesita ser colmado, pero si vivido.

Si, señores y señoras, es preciso y precioso vivir deseantes. Es preciso y precioso estar deseantes de vivir. El deseo es el conductor de todo proceso creativo. No hay creación sin deseo, y sino mira como fuiste concebida.

El deseo y la creatividad van de la mano. Y el deseo en su nivel más elevado nace de la nada. Por eso es tan preciso dejarnos caer ahí. Dejar que Plutón venga y nos lo quite todo, pues es en esos momentos, dónde ves con claridad como tu deseo sigue latiendo, pulsando por aquello que realmente merece de tu dedicación.

Y si, en el deseo también hay que emplearse. Aprender a atender ese latir y seguirlo con curiosidad y cuidado.

Esto sigue en…

#elpoderdedar#taller